Páginas vistas en total

viernes, 15 de abril de 2011

Los hijos

Que nos aspen si alguna vez
hemos sufrido tanto por alguien que no somos nosotros
que nos invade un temor tan absoluto
por si fallamos, por si no sabemos hacerlo
por si la culpa es nuestra
porque no sufran.
Verlos felices es el culmen
sí, pero también que tengan éxito
pero que el éxito no sea regalado
que se lo curren
sí, pero que sea justo lo que les pase
que no los amedrenten
sí, pero que sepan amedrentar
si alguien quiere hacerles daño
qué difícil
qué apasionante
sí, pero que angustia.
Protegerlos mucho
pero sin pasarnos
exigirles mucho
pero sin amargarlos
quererlos mucho
eso sí, aunque nos pasemos
es lo único que resiste la garantía
aunque se use en exceso.